En Mallorca hay tesoros gastronómicos antiguos y peculiares como el Licor Randa, la bebida estomacal de los franciscanos de Mallorca.

Los frailes franciscanos TOR, instalados en el santuario de Cura en 1913, heredaron la tradición franciscana de la elaboración de licores, a los que se atribuían virtudes curativas. El licor de Randa se ha producido durante muchos años en Cura y en el convento de la Porciúncula.

Hoy se sigue empleando para su fabricación la receta original franciscana, traída de Francia, e integrada por un buen número de hierbas aromáticas y medicinales. El sabor de este licor estomacal nos evoca el amor de San Francisco de Asís por la naturaleza. En esta sala encontrará usted algunos elementos relacionados con la historia y la elaboración de este licor tan emblemático.

Pruébelo gratuitamente en la tienda del Santuario de Cura.