Ingredients
Ingredientes para 12 corazones medianos-24 pequeños:

3 rebanadas de pan de molde (blanco, integral o de semillas)

Para la mousse de foie:

75-80 gr de higado de pato fresco

50 gr de nata para cocina

½ hoja de gelatina

Sal y pimienta

Para la cobertura de mermelada:

125 gr de mermelada de fresa (o frambuesa, o grosellas)

75 gr de agua

2 gr de agar-agar
Elaboració
Empezaremos preparando la mousse de foie-gras. Colocaremos la gelatina dentro de un vaso y la cubriremos con agua fría para que se hidrate durante 4-5 minutos. Mientras, en un cazo pondremos la nata y el foie fresco cortado en dados y lo coceremos a temperatura media hasta que el foie se haya derretido por completo. Salpimentaremos y probaremos, ya que en este momento va a ser dónde podremos rectificar el punto. Apartaremos del fuego y añadiremos la gelatina bien escurrida, mezclaremos bien para que se integre y colaremos la mezcla para evitar posibles restos de venas o gelatina. Verteremos la mezcla en un molde de silicona en forma de corazón (o de cualquier otra forma), daremos un par de golpes sobre la encimera para quitar alguna posible burbuja de aire y pondremos en el congelador para que endurezcan rápidamente. Dejaremos congelar durante 1 hora cómo mínimo.

Mientras se nos endurecen los corazones, podemos preparar las tostaditas, ya que podemos tener preparadas con bastante antelación. Con la ayuda de un rodillo aplanaremos las rebanadas de pan de molde y con la ayuda de un cortador de galletas haremos los corazones. Los colocaremos en la bandeja del horno y con el grill encendido sólo tardaran 5 minutos por cada lado en tostarse.

Cuando tengamos los corazones de foie bien congelados, los retiraremos del congelador y los desmoldaremos. Les pincharemos un palillo por la parte inferior y los reservaremos en un plato y dentro del congelador.

Ahora llega el momento de empezar a preparar la cobertura de fresa. En un cazo pondremos la mermelada y el agua y lo llevaremos a ebullición. Añadiremos el agar-agar y con la ayuda de unas varillas mezclaremos bien para que se integre. Llevaremos de nuevo al fuego y a partir de que haya hervido, bajaremos el fuego y dejaremos cocer durante 5 minutos. Colaremos la mezcla para evitar posible pepitas de la mermelada o algún grumo del agar-agar. Verteremos la mezcla en una taza de cafe. Sacaremos los corazones del congelador y empezaremos a mojarlos en la cobertura de fresa. No os de miedo que una cosa esté fría y la otra caliente, el impacto térmico juega a nuestro favor y ganamos tiempo.

Una vez bien cubiertos, pincharemos el palillo en algún corcho o porexpan (y si no tenéis podéis usar un trozo de pan revenido). Los guardaremos en la nevera para que endurezca un mínimo de 30 minutos.

A la hora de servir, ya sólo nos quedará colocar los corazones encima de las tostados y listo para hincarles el diente. Además, y si queréis ser originales, podéis colocarlos en una cajita, envolverla con un lazo y tenéis una sorpresa increíble. Seguro que no se imaginan que lo de dentro es foie.