Ingredientes

Para la trufa

  • 170 g de chocolate negro troceado
  • 25 g de mantequilla
  • 200 ml nata para montar
  • 1 cucharada de chile en polvo (cayena, jalapeño, pasilla … el que más os guste, pero que sea picante)
  • 1 cucharada de whisky (o ron, o coñac, o vodka… el que más os guste)

Para rebozar la trufa

  • Cacao en polvo sin azucar

Para el chile caramelitzado

  • 200 g de azucar
  • 250 ml de agua
  • 2 chiles rojos, sin pepitas

Elaboración

Primero prepararemos los chiles caramelizados. Para ello, cortamos los chiles en tiras finas. Ponemos a hervir el azúcar y el agua en un cazo. Cuando hayan hervido durante 1 minuto le añadimos las tiras de chile, bajamos la temperatura y dejamos cocinar durante 25 minutos. Si lo hacemos por la noche, dejaremos los chiles dentro del cazo con el almíbar durante toda la noche. A la mañana siguiente, calentaremos un poco el preparado y sacaremos las tiras de chile, las ponemos una a una sobre un papel para horno, y dejamos secar.

Para las trufas, también necesitamos prepararlas con bastante tiempo, por lo que mi consejo es preparar los chiles caramelizados la noche anterior, y las trufas también, pues así ambos preparados estarán toda la noche reposando.

Para las trufas, fundimos el chocolate, la mantequilla, la nata y el chile en polvo en una olla, con cuidado a no quemarlo. Cuando se haya fundido el chocolate añadimos el whisky, removemos bien y sacamos del fuego. Dejamos enfriar y lo ponemos un rato en el frigorífico hasta que enfríe. Cuando esté frío, lo sacamos del frigorífico y lo batimos con una batidora eléctrica, no subirá cómo cuando subimos la nata para montarla, pero un poco si lo hará. Lo pasamos a un recipiente con tapa o lo tapamos con film pero que toque la superficie del chocolate, que no quede aire dentro. Y lo dejamos toda la noche en el frigorífico.

Con una cucharilla o con las manos formamos las trufas. Las rebozamos con el cacao, y las ponemos sobre una bandeja, las volvemos a dejar en el frigorífico hasta que endurezcan. Después las guardamos en un recipiente. Añadimos unas tiras de chile caramelizado en el momento de servirlas.